Multitudes que llenaban los cementerios

Por Hernán Santiago Vizzari / Diario Clarin 2 de noviembre de 2015

El culto de los que fueron no obedece a distingos de raza, religión  o nacionalidad. Todos los pueblos y todas las creencias se confunden en él.

Ya por el 1900 el Día de los Fieles Difuntos convocaba en los cementerios de Buenos Aires, a una gran cantidad de visitantes. Los vendedores ambulantes de flores obstruían el paso a los agentes de policía que dentro de todo trataban de mantener el orden en todo sentido. En el interior de las necrópolis los sepulcros se limpiaban con notable esmero, tanto que los monumentos brillaban al sol y las estatuas de bronce parecían talladas en un enorme diamante negro. Casi todas las bóvedas y panteones se enmarcaban con nutridos arreglos florales. En el cementerio de Flores la misa se oficiaba junto a la bóveda tradicional de la familia fundadora, también en los panteones sociales se contenían a los deudos.

chacadifuntos2

En Chacarita, por ser el más grande y popular de los cementerios la concurrencia nunca cesaba, renovándose durante todo el día, y en el extremo oeste del barrio, se había formado una vida comercial de compra y venta de artículos funerarios, como también se construían carpas y casillas de madera donde se vendían comestibles y bebidas. En bancos formados por un tablón colocado sobre trozos de madera hombres y mujeres, comen, beben, charlan, gritan y comentan alegremente las anécdotas de sus vidas, mientras siguen renovándose las masas humanas que arrojan los tranvías de la ciudad en estos parajes de tanta desolación y tristeza. Estas postales tan ambiguas, tan distintas contrastan también con el cuadro social, humildes y bien puestos  penetran al sagrado recinto de la ciudad de los muertos. Ya en el interior de esas largas calles, silenciosas, llenas de recuerdos, pensamientos y sentimientos se depositan flores como ofrendas a la memoria de un padre, de una madre cariñosa, de un amigo o tal vez de un prometido. El hecho es que en ese día, todo era vida en los cementerios.

Dentro de la Recoleta las callejuelas estaban repletas de concurrencia, una multitud en continuo movimiento, donde se destacaban algunas damas con un luto riguroso entre los sepulcros abiertos, flores y cirios que iluminaban imágenes.

Para las seis de la tarde las necrópolis recobran esa soledad y silencio típico de los lugares santos, los vivos cumplieron con los muertos, dejando a su paso un tendal de flores, amor y recuerdos.

chacadifuntos1

Nuestras costumbres funerarias sin duda tenían sus raíces europeas, la moda del luto en todos sus aspectos, desde los vestidos, pasando por accesorios funerarios hasta los carruajes tuvieron un auge cultural muy importante, otra costumbre bastante particular era la fotografía fúnebre. Si bien las funerarias no prestaban un servicio especial de fotos: las mismas se contrataban de manera individual. Al velatorio concurría un fotógrafo el cual las tomaba en determinados momentos, en el velorio en sí, al carruaje transportando el ataúd, y en el cementerio. En este caso había dos momentos, uno en el cual salían de la capilla ardiente con el féretro transportado a pulso por sus familiares y amigos, y el otro ya habiendo sido sepultado. En otros casos, no siendo en muchos, existía la fotografía del cuerpo en el lecho de muerte o llamada “post mortem”, en este caso el fotógrafo también debía tener cierto grado de “artista” ya que debía retratar al finado de la mejor manera o lo más “vivo” posible. Este hacía su negocio al margen de la funeraria y los deudos les compraban las fotos que más les interesaban.

Haciendo a un lado las empresas de pompas fúnebres nos encontrábamos con aquellos que se ganaban el pan de entre los muertos o de los vivos que se acordaban de ellos. Sepultureros, floristas, marmolistas y lapidarios, pintores de epitafios, constructores de nichos y jardineros.

Aguarde un momento...

Suscribase al Boletín de SOECRA

Si pertenece a una Empresa Funeraria, Cementerio o es afiliado y quiere recibir las noticias del SOECRA, tenga la amabilidad de completar el formulario. Muchas Gracias!