Día de los muertos: un rito que reunía multitudes en el cementerio de Chacarita

Ahora va la misma gente que en un día común. Y las ceremonias masivas se trasladaron a Flores.

Los tiempos cambian y también las costumbres. De las miles de personas que llegaban hasta el cementerio de Chacarita en la primera mitad del siglo XX, durante el Día de Todos los Muertos, se pasó a la imagen actual, con los pasillos casi desiertos y con la cantidad de gente de un día más.

“Colapsaban los servicios de transporte”, dice Hernán Vizzari, investigador que se dedica al rescate del patrimonio funerario del cementerio de la Chacarita y que expondrá su muestra Los Cementerios de Buenos Aires, sus trabajadores y contexto histórico. “Se armaban carpas en las que se vendía comida y hasta se dividían las columnas de la puerta principal para ordenar a quienes entraban y salían”, agrega.

La imagen será diferente hoy. Pero Vizzari reconoce que este año crecieron las visitas en otras fechas clave, como los día del padre y de la madre. Y que por eso no sería raro que hoy se vea más gente que en años anteriores.

Para el historiador, las visitas también disminuyeron porque los cementerios fueron perdiendo mantenimiento y el deterioro avanzó en las distintas áreas. “Para poder continuar con nuestras costumbres funerarias y apreciar otras, es un deber de los funcionarios de turno el poner los cementerios a funcionar de manera eficiente y valorarlos, no como depósitos de cadáveres, sino como lugares de respeto”, afirma.

En Flores, en cambio, los rituales se mantienen gracias a que allí entierra a sus muertos una buena parte de la comunidad boliviana que vive en Buenos Aires.

“Su cultura funeraria es muy distinta a la nuestra, y se ha incrementado muchísimo la actividad en el día de los difuntos”, analiza Vizzari, y agrega: “Este ritual consiste en la donación de ofrendas a las almas, por medio de un altar improvisado que es adornado con flores, velas, bebidas, algunas frutas y dulces, además de otros elementos, como también músicos que se acercan a las sepulturas para darle unas breves notas musicales al difunto”.

Día de los muertos: un rito que reunía multitudes en el cementerio de Chacarita

Como en otros tiempos sucedía en Chacarita, las multitudes se reúnen ahora en el Cementerio de Flores. Foto: Maxi Failla

Relatos de otros tiempos cuentan que en Chacarita, hasta hace 30 años, se superaban las 200 mil personas. Primero los tranvías, luego los colectivos y más tarde el subterráneo llegaban hasta Chacarita repletos de familias enteras. También era el Día de las Flores, ya que nadie podía entrar si tener una ofrenda para dejar .

Otra de las curiosidades era la oportunidad que la fecha representaba para la Policía Federal, que además de custodiar la seguridad de las inmediaciones, aprovechaba para apresar a prófugos que no podía dejar de cumplir el rito de venerar a sus muertos.

La celebración tiene su origen en las comunidades prehispánicas de la zona de México, en donde todavía se sigue con el rito.

El cambio de costumbres se refleja también en el aumento de las cremaciones, por las que opta entre el 35% y 40% de los familiares de los difuntos. Por eso, también es menos la cantidad de gente que tiene una tumba para recordar a su ser querido muerto

Aguarde un momento...

Suscribase al Boletín de SOECRA

Si pertenece a una Empresa Funeraria, Cementerio o es afiliado y quiere recibir las noticias del SOECRA, tenga la amabilidad de completar el formulario. Muchas Gracias!